La isla mas bonita del mundoViaje con Duende

A lo largo de nuestra vida habíamos visitado zonas y países que se han quedado en nuestra memoria para siempre. Pero nada comparable al misticismo de esta isla y de sus gentes. Sin duda, está apuntado para regresar.

Nada más llegar nos recogieron y fuimos a Sigiriya. A mitad de camino paramos a visitar el orfanato de Elefantes de Pinnawela. El centro comenzó a funcionar en 1975 como casa de los elefantes heridos y abandonados. El número de elefantes se ha incrementado ahora a 40 incluyendo elefantes traídos de varias partes de la isla, los bebés nacen como resultadode los programas de cautiverio. Les pudimos dar de comer y hacernos unas fotos con ellos. Los plátanos son su perdición, y la verdad es que parecen no tener fondo. Es una extraña sensación acariciar su piel, porque aún siendo dura y áspera no es para nada desagradable, todo lo contrario, y los elefantes son súper juguetones y muy divertidos.
El día siguiente siempre lo recordaremos como uno de los días más mágicos de nuestro vida: Sigiriya y Polonnaruwa. Sigiriya se estableció en el siglo V como Palacio y Fortaleza y es quizás una de las más fantásticas y singulares maravillas de la isla. Es también conocida como la roca del León debido al enorme león que se levantaba en la entrada del palacio en la cima de la roca de 121 metros. Desde que ves sus garras al empezar las escaleras te sobrecoge. También en la cima se encuentran los cimientos del palacio real, un tanque para el abastecimiento de agua, antiguosedificios,y casetas de vigilancia. En una de las escaleras se encuentra unas de las únicas obras de Sinhala que ha sobrevivido, un fresco que poseer 21 doncellasde tamaño natural donde se puede apreciar una delicadeza y una naturalidad en sus colores. Desde arriba puedes ver la cantidad de caminos y fuentes que hay alrededor, y entiendes que fuera una fortaleza inexpugnable. Por la tarde, otra maravilla. Otro patrimonio de la humanidaddeclarado por la UNESCO. Fue capital de Sri Lanka desde el sigloXI al XIII y es otro de los lugares más interesantes de Sri Lanka, contieneesplendidasy espectaculares estatuas, palacios y monasterios que te dejan literalmente helado fascinados. Lankatilake, Tivanka y Thuparamacontienenlas más bellas y mas grandes imágenes. Tivanka tiene el mejor ejemplo de los frescos de la época Polonnaruwa. Rankoth Vehera Kirivehera posee estupas muy grandes y bien conservadas, y Gal Vihare, con sus cuatro estatuas de Buda,dos sentado meditando, una de pie y la ultima tumbadoy la estatua Parakrama Bahu. También vimos el Vadatage una creación única de los artistas de Sri Lanka.
Por si no fueran bastantes maravillas y patrimonios de la UNESCO, al día siguiente otro, las cuevas de Dambulla, una enorme roca de 150 metros de altura. Las cuevas de Dambullaprotegieron al Rey Walagama durante sus 14 años de exilio de Anuradhapura. Cuandorecupero el trono, construyo el masmagnifico templo que se encuentra en la Isla. En la primera cueva encontramos una imagen de Buda Yacente de 14 metrostallada en la roca. También se hallan imágenesasociadas con el budismo por todas partes. Los frescos en la pared y en los techo son los más antiguos pero fueron restaurados en la época de Kandy. En la segunda cueva, la mejor y la más grande de todo, hay 150 estatuas de Buda de tamaño naturalcombinadas con diferentes estatuas de dioses y reyes. El techo es también recubierto con frescos,que señalan grandes acontecimientos en la vida de Buda e hitos en la historia de vida del pueblo cingalés. Impresionante se quedo muy corto.
El resto del día lo destinamos a su artesanía y cultura: El Jardín de la Especies en Matala, donde nos explicaron cada árbol, cada planta,las especias y el uso de estas últimas en la cocina (canela,cardamomo,pimienta, y muchas otras, pudiendo comprarse allí mismo. Qué olores…) También visitamos Batik Factory, donde pudimos observar cómoserealizan las espectaculares impresiones de Batik en faldas, blusas,cojines, etc. Después visitamos la ciudad, conocida como capital de las montañas, y que está impregnada absolutamente por el budismo: templos, monasterios y santuarios por toda la ciudad. Y por último el sagrado templo del diente de Buda, considerado la posesión más preciada de Sri Lanka.
El siguiente día fue mucho más natural, con Peradeniya, un enorme jardín botánico con más de 5000 tipos de árboles, gran variedadde especies de plantas incluidas autóctonas, indígenas, exóticas.. Lo que es de destacar en este jardín es la gran colección de Orquídeas que posee. Después fuimos en tren de Kandy a Nuwara Eliya, donde vimos las plantaciones,paramos para ver las Cataratas de Ramboda y visitamos una fábrica de té. Nuwara Eliya es conocida como la pequeña Inglaterra de Sri Lanka, se encuentraen un escenario precioso de montanas, valles, cascadas y plantaciones de té. Todo alrededor de Nuwara Eliya tiene la influencia británica. Muy bonito a nivel colorido, pero sin duda la experiencia del tren, lo mejor del día. Muy recomendable. Por último hicimos un recorrido por Colombo antes de partir hacia Maldivas. Pero eso ya es otra historia, y debe ser contada en otro momento. Sri Lanka tiene Duende.