Mares y océanosOcéanos

El Océano Pacífico, tan inmenso, tan lejano

Una verdadera ensoñación para cualquier aventurero que se precie. Ha despertado la más genuina sed de aventuras en navegantes, escritores, pintores, científicos, curiosos y viajeros. El mero hecho de pensar en los “mares del sur” nos trae sensaciones placenteras a nuestra imaginación.

Trataremos de acercaros el Pacífico, hacerlo menos remoto y despertar en vosotros la necesidad de conocerlo de primera mano. Al menos, alguna parte de él.  Las sensaciones, los lugares, las culturas, sus mitos, en definitiva su duende. Para ello centraremos algunas de nuestras nuevas entradas en el blog en toda esta inmensidad.

Donde a simple vista no parece que haya otra cosa que agua y haya que acercarse mucho para visualizar la cantidad de territorios que pueblan sus aguas. Todas ellas posibilidades de viaje que iremos desgranando, para que la elección de cual elegir sea más fácil o no.

Imaginemos por un instante… circundar la tierra desde el espacio, con toda seguridad nos quedaríamos anonadados por la belleza de nuestro mundo visto desde el exterior. Este viaje solo realizable por unos pocos de momento, nos lo facilita bastante Google Earth desde nuestra propia casa, estaría bien que lo probéis si no lo habéis hecho ya.

Google Earth

Más allá de la primera impresión que nos produce observar nuestra madre tierra, al girar el globo llegaremos a una gran extensión de azul que nos dan idea de los más de 155 millones de kilómetros cuadrados de agua que abarca, este espacio no es otra cosa que el retador Océano Pacífico.

Esto que ahora parece tan fácil de visualizar en un click, en septiembre de 1513 el extremeño, Vasco Núñez de Balboa lo divisaba para el mundo desarrollado europeo desde el itsmo de Panamá, bautizándolo como el Mar del Sur. Esta indiscutible hazaña confirmaba todas las intuiciones de que existía un nuevo océano y se extendía entre las tierras americanas recién descubiertas y los confines de Asia.

A partir de entonces, comienza un ir y venir de cientos de navíos que irían completando el proceso de rellenar el vacío cartográfico y convertirlo en una realidad geográfica definida. Ni que decir tiene que también nacerían las nuevas oportunidades en todos los órdenes que propiciaron la interacción de pueblos y culturas, mas allá de las que ya existían. Más tarde sería nombrado Océano Pacifico por Fernando de Magallanes por su travesía en aguas calmas mientras lo recorría allá en 1520, pero esta es otra historia…

Geográficamente hablando, el Océano Pacifico es el más extenso y profundo de los cinco que conforman la Tierra. Su cuenca oceánica representa casi un tercio de la superficie terrestre y contiene casi el doble de agua que el Océano Atlántico, que es el segundo océano de mayor extensión.  

La línea del ecuador lo divide en Pacífico Norte y Pacífico Sur.  Por el oeste lo limita el mar de Japón, mar de Filipinas y Tasmania,  al este con la costa del continente americano, desde Alaska hasta el meridiano de Cabo de Hornos en Chile. Por el norte limita con la meridional del mar de Bering y el golfo de Alaska y al sur con el Océano Antártico. 

Ahora sí, ya estamos posicionados y listos para comenzar la aventura….si la cosa va de perdernos…. en los siguientes posts os contaremos dónde y cómo hacerlo en el Pacífico y por supuesto como llegar a comprender donde reside su duende.